Un cuento de reyes y princesas

Escrito por albertorv76 06-06-2014 en politica. Comentarios (0)

Soy republicano. Soy republicano porque no puedo ser otra cosa. Desde pequeño me explicaron que los reyes, las reinas, las princesas, los príncipes son cosa de cuentos infantiles y del celuloide. No entiendo que alguien sea Rey sólo por haber nacido en una dinastía de la cual, pueda recibir la herencia del trono. No lo entiendo, no lo acepto, y me gustaría que aquellos con los que me identifico políticamente, así lo manifestaran. No puede ser de otra manera. Si luchamos por una sociedad más justa e igualitaria, por los derechos y libertades de las familias de este país, no podemos encajar que haya una familia, la Real, que mantenga una serie de privilegios por el mero hecho de serlo…

Dicho esto, mucho me temo, que seguiremos teniendo Rey. Tampoco se acabará el mundo, es evidente. Lo que me preocupa en el fondo, es el movimiento oculto que hay en toda esta historia para mantener “lo establecido”, por mantener aquello que se interpreta como “políticamente correcto”, lanzar una cortina de humo y decir claramente que “es el mal menor”… Claramente, puede que sea el mal menor ya que el nuevo Rey no garantiza nuevos puestos de trabajo, ni el blindaje de los servicios públicos básicos, ni la igualdad (el Rey no es igual al resto porque tiene privilegios), ni siquiera el ajuste territorial de una España que está apuntalada y que requiere una rehabilitación de su estructura si queremos que no acabe derrumbándose.

Tendremos nuevo Rey. Casado con una plebeya, la verdadera Princesa del Pueblo, la del cuento que me contaban de niño… Un Rey que también hablará catalán, vasco y gallego. Que se moverá entre la juventud y el voluntariado, que le interesará la innovación y el desarrollo… Conllevará una nueva modificación de la Constitución para permitir que en un futuro una fémina de su dinastía pueda seguir siendo la Reina. Tal vez se esté pensando en dar un paso más allá, y que el Rey actúe como impulsor de la 3ª vía en todo el proceso España-Cataluña… no sé, creo, pero “creo-creo”, el tiempo va pasando, los acontecimientos van sucediendo y mucha gente vuelve a salir a la calle pidiendo algo que no parece estar en la agenda política.

Esperaremos a que nuestra tozuda realidad tenga unos cuantos retoques estéticos y cosméticos, porque por encima de todo se trata de aparentar que somos guapos y listos (y el que pueda rico), y parecernos un poquito a la modélica familia del nuevo Rey… en el imaginario colectivo algo quedó de esos cuentos infantiles de reyes y princesas y la sociedad está muy dividida entre los que piden la República y los que piden tener un personaje modélico que les sirva de referente, un garante de lo convencional, normal y aceptado. Eso es un Rey en el s.XXI, nada más que eso.

En estos días me he hecho la siguiente pregunta: si hipotéticamente acabáramos en una III República, y Felipe de Borbón se presentara como candidato a la Presidencia, ¿no creen que tal vez ganaría las elecciones?