Blog de Alberto Rodríguez Villarreal

politica

Quiero votar todo y no morir en el intento: soy equidistante

Escrito por albertorv76 29-09-2017 en politica. Comentarios (0)

Con este título reafirmo mi posición. Soy equidistante sí, concepto que aunque no me gusta mucho, ha sido muy utilizado estas últimas semanas para definir a los que ni estamos por la independencia de Cataluña, ni por esa unidad pétrea de una España que parece intocable, sagrada y anclada en el tiempo…

Pero quiero poder decidir, sí. Quiero que el President de la Generalitat y el Presidente del Gobierno se sienten entorno a una mesa, o en un sofá (de esos de piel, que se ven cuando dos mandatorios se reúnen) y que hablen. No voté a ninguno de los dos, pero me representan, así es la Democracia, que es mucho más que una urna. Quiero que hablen, que discutan y que lleguen a algún punto de acuerdo. Y si uno no quiere escuchar al otro, pues que el otro no se vaya de su palacio de gobierno hasta que el uno lo reciba. Quiero que hagan un reset y acto seguido, hagan una declaración conjunta que nos haga pensar a los ciudadanos y ciudadanas de este país, estado o nación, que la política sigue siendo la única manera de convencer al otro, al que no piensa como tú, que sigo siendo el arte más puro de acercar posturas y llegar al entendimiento humano, y que por encima de todo, sigue siendo el mayor espacio público para defender los intereses colectivos, los de todos y todas, no sólo los de las partes…

Estamos a dos días de un referéndum fallido. Fallido para sus organizadores y fallido para los que lo han reprimido, respondiendo con la fuerza de una justicia que no siempre es igual para todos y no siempre es tan veloz. Es la clara demostración de que cuando se quiere atajar un problema público, la pesada maquinaria del Estado de Derecho actúa rompiendo la barrera del sonido... Pero la solución ni es judicial ni policial, sólo es política.

Y medio de todo está la gente, mejor dicho, las gentes. Los que aspiran legítimamente y con ilusión a tener un Estat propi, y los que despiertan de nuevo con aquello de la España grande y libre al albur de los acontecimientos. Y entre esas gentes, nos encontramos otro de tipo de gentes que lo único que pedimos es que se abra un nuevo espacio y tiempo para el diálogo, el acuerdo, el pacto y el consenso. Algo similar a aquello que supuso la Transición y que nos han explicado tantas y tantas veces, pero eso sí, con nuevos referentes. Los que vivieron aquella Transición de la Dictadura a la Democracia de manera activa, no deberían ser ahora los protagonistas y no digo con esto que no deban estar o decir la suya, pero posiblemente desde posturas no vinculantes. Aquellos de la Transición, también han mutado en estos 40 años hacia procesos de transición personal, y ya no representan lo que representaron. El mayor bien que le haríamos a aquella Transición sería reconocer que ésta no acabó a principios de los 80's, tras el 23-F, sino que su espíritu sigue vivo y que vivimos en transición constante, por lo que las nuevas generaciones también deben poder opinar y decidir sobre su espacio y tiempo. Y es que sentirse "protagonista" hace querer las cosas.

Interlocutores nuevos, si es preciso, ayuda internacional para conseguir el acuerdo, mediación, amplitud de miras, caída de prejuicios y libertad total de planteamientos, para conseguir de una vez por todas, reformular leyes y reglas de convivencia, de reconocimiento mútuo de las diferencias y las idiosincrasias, de las particulares y las colectivas. Queda mucho camino por recorrer en este sentido, y entre el Estado de las Autonomías y los planteamientos legítimos de independencia de alguno de sus territorios, quedan estadios que nunca fueron agotados o superados. Probemos con la fórmula federal, pero de verdad, fraternal, respetuosa, ambiciosa. Por pura lógica. No sé, empecemos por que un diputado catalán pueda hablar en catalán (también uno vasco en euskera, o un gallego en galego) desde el estrado de las Cortes Generales. Recordemos, hoy no es posible...

La Independencia de uno no es la mía, la España del otro tampoco es la mía. Quiero votar. Y quiero votar con garantías. Quiero votar si Cataluña sigue en España o no, con argumentos sólidos tanto para el sí como para el no. Quiero votar si queremos tener Rey o ser una república federal (este tema algún día se deberá abordar). Quiero votar si acogemos a refugiados en nuestro territorio, si “rescatamos” a la banca de sus excesos con el dinero de todos y todas o si debemos invertir más en ferrocarril de cercanías y menos en alta velocidad.

Lo fijo Francino el otro día: “no maten al equidistante”. Quiero votar todo y no morir en el intento, o que no me maten por ello...


Con el punto de mira geoestratégico en Grecia...

Escrito por albertorv76 06-07-2015 en politica. Comentarios (0)

foto-general-grecia.jpg

Tsipras arriesgó y la jugada, desde el punto de vista táctico no le ha salido mal. Su liderazgo se reafirma. Tampoco es que haya ganado. El resultado del referendum, y el hecho del mismo, no deja de ser el fracaso colectivo de una negociación política rota. En Grecia se ha ensayado el modelo ideológico neoliberal más agresivo con las personas, con los pueblos, y en ello ha habido poco de política económica y mucho de ideología económica. Pero con un 62% de la población griega a favor del NO, del "oxi" en el idioma heleno, es evidente que el llamado #greferendum, origina una nueva situación política en la vieja Europa, con una oposición frontal a las políticas neoliberales del Eurogrupo y la Troika, avaladas por el FMI.

Cierto es que Grecia requiere ajustes y reformas. No es cierto que no haya hecho deberes en los últimos años. La presión fiscal hoy en Grecia está casi 5 puntos por encima de la española, y ha luchado especialmente contra el fraude fiscal. Y todo ello ante una sociedad empobrecida, hiperendeudada y poco diversificada en su economía, pero sometida a una especie de "chantaje económico" sin precedentes, por el cual se intenta justificar una supervivencia extrema, basada en el pago de un préstamo con unas condiciones exageradas, que hacen que el deudor (Grecia) no pueda asumir la devolución de la deuda en las condiciones acordadas con el creditor (resto de países de la UE a través de bancos, fondos de inversión). El sistema es complejo, es un entramado, una maraña interesada para sacar provecho de la mala gestión histórica de un país, tantas y tantas veces expoliado...

Reitero, que desde mi punto de vista, creo que el #greferendum no tiene vencedores ni vencidos, no es el éxito de Tsipras sobre la Troika, ni obliga o incita a Grecia a salir del euro o de la misma UE. Esto no es viable. Grecia se encuentra en un espacio geoestratégico claro, a puertas del desestabilizado oriente próximo, en una encrucijada de culturas, de entrada de energía y suministros básicos a la vieja Europa, de control de inmigración y refugiados de todo tipo, en especial del pueblo sirio, y en su territorio, alberga cuatro bases de la OTAN...

Por ello, y esperando ver los movimientos próximos, los matices y las soluciones políédricas a este "conflicto", en clave interna y en clave externa, lo que sí que ha hecho Tsipras, es jugar con maestría la carta, su baza del papel geoestratégico. Los del sur, por ahí tienen las de ganar siempre. La periferia gana al centro en cuestiones de geopolítica. En el fondo, toda esta historia, nada nueva, vuelve a poner de manifiesto que para que exista un centro de poder ha de existir una periferia de contrapoder, al igual que para que haya derecha debe existir una izquierda, que en este caso, y ya son demasiados, ha desaparecido del mapa. Me refiero a la socialdemocracia europea. La he echado de menos, y sigo creyendo que es imprescindible su existencia para una Europa de las personas, solidaria, equilibrada y justa. Hoy no es así, y de seguir así, el riesgo es de desintegración paulatina del proyecto de la unión, y tal vez, de la socialdemocracia que tanto luchó por ella... veremos.

#9N, #10N, #11N, #12N...

Escrito por albertorv76 10-11-2014 en politica. Comentarios (0)

Llegó el 10N. Como pasó el 9N. Creo abiertamente que negar o quitar importancia a lo sucedido ayer en Catalunya es de necios, y utilizando el concepto que se acuñó ayer, de una “miopía política” evidente...

Que más de 2.200.000 catalanes y catalanes fueran a votar, en un ejercicio, sin garantías legales, democráticas, con “errores” de forma pero con una actitud cívica y civilizada enormes, como mínimo, da para una larga reflexión.

La Generalitat, encabezada por un Artur Mas obstinado, tranquilo, calculador y frío, tiró adelante un ejercicio de consulta (al margen de la forma, en el fondo eso era) para que los ciudadanos y ciudadanas de Catalunya pudieran opinar sobre la relación de ésta con España. Y sí, la pregunta era un punto confusa, la campaña prácticamente ha sido en su totalidad orientada al “Si-Sí”, dado que los partidos del “No” o del “Sí-No”, o no jugaron desde el principio o bien se retiraron en los últimos minutos del terreno de juego. No hubo jornada de reflexión, hasta la jornada de antes, los del “Sí-Sí” salieron a la calle para convencer de las virtudes y la bonanza de esa posición. Ni siquiera los entornos de los institutos donde se pudo votar eran asépticos, ya que estaban rodeados de elementos a favor del “Sí-Sí”, como pancartas, lazos amarillos, mensajes, etc.

Vale, las garantías en cuanto a la forma fueron claramente discutibles. No obstante, la Generalitat, las entidades Òmnium Cultural y la ANC y los 40.000 voluntarios que participaron en el proceso, dieron nuevamente un ejemplo de coordinación espectacular, ya que el “operativo” funcionó de manera más que correcta, sin incidentes y sin estridencias.

Artur Mas ha resurgido de sus cenizas. No tengo dudas. Era un cadáver político y hoy es un “líder” que con su tenacidad e insistencia, y con esa falsa modestia que le circunda, vuelve a tener la credibilidad en los suyos y en los no tan suyos. Y sin embargo, Oriol Junqueras parece que es la cara de la tostada que tiene la mermelada, y por tanto, la que cae contra el suelo… Mas salva los muebles, esquiva su mala gestión al frente del Govern de la Generalitat y disipa el cas Pujol y todos los escándalos de corrupción y corruptelas que salpican a CiU.

La foto que he elegido para encabezar este post me gusta porque en el fondo, en el juego de la política, hay complicidades no escritas que se transmiten en las miradas y en la comunicación no verbal. En Madrid, CiU es preferida a ERC, y por tanto, Rajoy prefiere a Mas. Seguro. Sin dudas. Al final ni hubo tanques, ni la Fiscalía actuó, e insisto, Artur Mas sale reforzado del 9N.

Es momento de gestionar el escenario con POLÍTICA en mayúsculas. A ver qué pasa.

Respuestas...

Escrito por albertorv76 25-09-2014 en politica. Comentarios (0)


Ahora sí, ya es oficialmente otoño, y de momento mis previsiones sobre las condiciones meteorológicas del mismo no van bien encaminadas... no hace calor, llueve casi a diario y el ambiente es fresco y gris. Vamos, que la respuesta de los primeros días de este otoño está siendo de manual. Está claro que siempre se me dio mejor la geografía humana...

En lo que creo sí que sigo teniendo un puntito de razón, en relación al post anterior de este blog, aunque el mérito no sea mío, es en la afirmación que este otoño es un pelín diferente por la situación política y por las respuestas que se está dando a la misma. Vayamos repasando.

Mariano Rajoy da marcha atrás y aparca la contrareforma de la ley del aborto, la conocida como Ley Gallardón. Gallardón cae del gobierno, y responde con su retirada de la vida política, a la que ha dedicado los últimos 30 años de su vida. El tacticismo electoral del Partido Popular se lleva por delante a aquel que fue fiel a los principios doctrinales del Partido y de la caverna que representa… Gallardón, con su ley, que es la ley del Gobierno, la ley de la Iglesia, de la derecha más conservadora, quiso agradar a los suyos, que nunca pensaron que era de los suyos. Recordemos que hace poco más de 2 años, Gallardón era el “progre” del PP, el amable, el moderado, el empático, incluso el simpático, el que se llevaba bien con los medios de comunicación… Quiso demostrar a los suyos que sí era de ellos, como lo fue su padre, pero se pasó tanto de frenada, que los suyos, le pararon los pies para no romper un consenso social que nunca les preocupó. Un tío leal donde los haya, Alberto Ruiz Gallardón, y una respuesta, la de su partido, que también rompe con su sector más reaccionario. Éste ha sido un mal negocio para Rajoy. Ha conseguido enfadar a todo el mundo...

En Catalunya ya tenemos Llei de Consultes. Gallardón dejó escrito antes de irse, el recurso de inconstitucionalidad de la misma. En cuanto Artur Mas mueva su ficha, el Gobierno de España moverá la suya, no para pactar nada, sino para intentar aplacar de manera casi numantina, las ansias independentistas de una parte de los catalanes. Y se conseguirá dividir, aún más, a la sociedad catalana. De verdad, se me escapan las posibles respuestas tras el 9N, aún habiendo leído artículos y opiniones de todo tipo, que pronostican escenarios diversos. En este tema, evidentemente, el NO de Escocia, supone un cierto respiro para unos, pero para los otros lo importante es que los escoceses pudieron votar. No se ha resuelto nada, hoy los escoceses están más divididos, pero pudieron votar. Lo que está claro es que el no por respuesta de Madrid, es la no respuesta a esta cuestión. Mal si seguimos por aquí.

Y en medio de todo esto, el nuevo líder del PSOE, Pedro Sánchez Castejón, va incrementando notablemente su notoriedad pública, apareciendo en programas televisivos de máxima audiencia, y predicando que España necesita un nuevo pacto constitucional, que permita reencajar las piezas del mapa, dando una respuesta al problema catalán, que no olvidemos, es un problema español. En este momento la propuesta de Sánchez Castejón no tiene muchos seguidores (fuera de las filas socialistas) porque las posturas están extremadamente radicalizadas, aquí y allí. En el futuro, es posible que la respuesta del nuevo líder socialista deba ser considerada. Lo dice Duran Lleida: “el PSOE tiene una respuesta”. 

Como en la foto que encabeza este post, hay miles de personas esperando respuestas. Veremos.

Un otoño diferente o no tanto...

Escrito por albertorv76 01-09-2014 en politica. Comentarios (0)


Dentro de unos días se acabará el verano oficialmente, y digo oficialmente porque preveo un otoño de esos calurosos hasta las puertas del invierno... Al margen de cuestiones meteorológicas, con el otoño vuelve el curso escolar y el curso político.

El primero bien, como cada año, incluso necesario para apaciguar a esas “fierecillas” que viven en nuestras casas y que como cada final de verano, están del todo desmadradas y requieren por ello, volver a la vida normal, abandonando esas largas semanas de asueto.

El segundo, ya veremos. El curso político empieza cargadito de incógnitas, algunas de las cuales empiezan o se despejarán en breve. En el ámbito local, es el inicio del último curso del presente mandato de gobierno. Toca empezar a cerrar gestión, acabar obras, programas, proyectos e iniciar un largo proceso de redacción de programas y propuestas electorales para los próximos cuatro años. En la próxima primavera tendremos la campaña y las elecciones municipales, donde elegiremos a nuestros Alcaldes y Alcaldesas (con el sistema vigente, o con el “pucherazo” de regeneración democrática que propone un Rajoy y un Partido Popular nerviosos, ante la posible pérdida de ayuntamientos y capitales de provincia y peso político local…). Seguiremos éste tema con atención.

En el ámbito catalán, estamos a dos meses del 9 de noviembre. Yo personalmente estoy convencido de que hay vida tras esa fecha, y que estaremos más o menos igual que hoy. Bueno, corrijo, buena parte de la sociedad civil catalana se sentirá frustrada (nuevamente), engañada y desorientada, tras ver que su President pueda desistir de convocar la consulta, por no tener vía legal, e incluso si el jefe de ERC sigue propagando en los medios que la independencia no es la solución a los problemas sino sólo una oportunidad tras más de 80 años defendiendo ese postulado… en cualquier caso, pase lo que pase, y acabe como acabe, el otoño para los/las catalanes/as se presenta bochornoso, por la temperatura y humedad previsible y por la frivolidad con las que algunos han pretendido llevarnos a un callejón sin salida. 

De momento, empecemos a contemplar el bello y efímero espectáculo de las aceras cubiertas por la caída de las hojas. Éso es lo que nos permitirá no perder la realidad de vista.