Blog de Alberto Rodríguez Villarreal

Los socialistas también PODEMOS


Tras las elecciones al Parlamento Europeo del pasado domingo, se abre un espacio de reflexión obligada para el partido socialista, tanto para el PSC como para el PSOE. Es evidente que el partido socialista ha perdido la centralidad de la izquierda. La historia reciente de desencanto, desencuentro y alejamiento con la sociedad han llevado a los socialistas a sus peores resultado electorales de la democracia... podemos mirar hacia otro lado, pero debemos ahondar en las causas de esta situación si lo que se pretende es construir un nuevo proyecto que reconecte con la gente, aquí y allí.

Difícilmente podremos dar ejemplo de apertura a la sociedad y proponer un gran pacto social (imprescindible con la actual coyuntura) si el partido socialista no se abre a sí mismo y es capaz de pactar e integrar a las diferentes sensibilidades internas. Yo tengo una posición muy clara en este sentido, radical e incluso aplaudiría decisiones radicales, pero creo que no es la solución, la gente no nos quiere divididos y enfrentados entre nosotros. Cada minuto que perdemos en cuestiones internas, es un minuto que dejamos de ser útiles para la sociedad. Lección aprendida. Tengo una sensibilidad propia, la mía, pero entiendo que hay otras y lo que nos debe unir es la creencia en una sociedad más justa e igualitaria.

Hoy, el discurso de la izquierda es más vigente que nunca. Ha de ser el de reconstruir derechos, reconquistar libertades y realcanzar la justicia y equilibrio sociales, que en los últimos años, la derecha ha deconstruido. En ese camino los socialistas no estamos solos. Hay otros que también caminan por él e incluso nos han adelantado…

Soluciones hay. Las soluciones son políticas y es ahí donde la política (que es más que los políticos y los partidos) debe arriesgar, tener coraje, amplitud de miras, ser generosa, porque se trata de alcanzar un gran pacto, puntos de acuerdo en los partidos de izquierda. El partido socialista no ha conectado con los movimientos ciudadanos, es evidente. Han conectado otros que han mostrado más frescura, sensibilidad y simpatía para con esos movimientos. Pero el partido socialista ha de acercarse, buscar puntos de encuentro (que los hay), que le permitan virar de nuevo hacia la izquierda, a la que nunca abandonó del todo, pero sí filtreó con postulados de la derecha.

Imagino un partido socialista generoso y amplio. Que incorpore la diferencia. Que no tamice y homogenice a su gente. Un partido atento a los movimientos ciudadanos. Que asuma el derecho a decidir para que cada uno decida lo que quiera. Un partido con futuro que no renuncia a su historia pero que no pretende vivir de ella… Un partido con caras nuevas. Un partido austero y eficaz.

Los socialistas se han refundado en diversas ocasiones. Tal vez el momento actual derivará en una especie de refundación. Sólo si queremos PODEMOS (incluso debemos)


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: