Blog de Alberto Rodríguez Villarreal

Reflexiones desde mi geografía personal...

Porque hay mil motivos para opinar, expresar, compartir, aprender, luchar y por encima de todo vivir

A propósito del "bolardo"...

Escrito por albertorv76 21-08-2017 en ciudad. Comentarios (0)

Tras el atentado en las Ramblas de Barcelona, se ha vuelto a abrir nuevamente el debate sobre si la instalación de "bolardos" en esta via, hubiera minimizado o incluso evitado la acción terrorista. Recordemos, las Ramblas es una de las calles de la ciudad condal con más paso de peatones al cabo del día, y al margen de debates estériles que entran en la órbita política o incluso en el de la ciencia ficción, fundamentados en si el Ministerio de Interior ya recomendó al Govern de la Generalitat y al Ajuntament de Barcelona, o si la CIA indicó a los Mossos d'Esquadra la conveniencia de instalar bolardos en las Ramblas ante una posible amenaza de atentado terrorista yihadista.

El actual método terrorista es sencillo. Se basa en la fórmula del atropello masivo de personas, con vehículos de alto/medio tonelaje. Un método rápido, razonablemente barato y que no requiere de una sofisticada infraestructura, más allá de disponer de un "voluntario" capaz de conducir el vehículo (ya sea robado o alquilado expresamente para el acto) por un espacio restringido o exclusivo para peatones, arrollando a todos estos al paso, y causando el mayor daño posible a cuántas más víctimas mejor. Este ha sido el nuevo modus operandi utilizando en los atentados yihadistas de Niza, Berlín y Londres. Tristemente, Barcelona ha sido la última.

Ante la simplicidad de la acción, que no requiere de munición, armamento, y una compleja ingeniería de logística terrorista, aparece un debate aparentemente sencillo, y a su vez estéril, sobre si los "bolardos" son la solución ante esta nueva amenaza que planea sobre las ciudades de la europa occidental, especialmente las turísticas. Mi respuesta es clara y rotunda: NO.

Por sencillo que sea el modus operandi, la solución no lo es. Múltiples factores y aspectos deberán ser tenidos en cuenta antes de llenar de "bolardos" el espacio público de nuestras ciudades, recordemos, el de todos, el colectivo, el que ha de ser inclusivo, abierto, de libre acceso.

Mal hablamos de "bolardos", puesto que estos son elementos urbanos concebidos para proteger al peatón de la indisciplina rodada. Históricamente han permitido proteger espacios como aceras, pasos de peatones, y accesos puntuales o puertas de entrada a espacios públicos como plazas y parques. Los hay de muchos tipos y formas, rudimentarios e inteligentes, pero me temo que el debate actual se centra en la instalación de grandes elementos de hormigón prefabricado, que barran con suficiente contundencia, el acceso a vehículos de todo tipo, especialmente a los pesados, su posibilidad de acceso a los espacios donde estos son colocados.

Por tanto, y a bote pronto me asaltan unas cuántas preguntas que se deberán responder:

-¿no estaremos hablando de "bolardos" sino de elementos tipo "new jerseys" (muy utilizados en el mundo de la contrucción para delimitar espacios de obras), maceteros de gran formato, etc.?
- ¿llenando el espacio público con estos elementos, no estamos renunciando al derecho a la ciudad? A la ciudad libre, inclusiva, democrática, igualitaria, estableciendo en su interior unas nuevas fronteras que discriminarán usos, pasos y flujos, que son la esencia propia de las ciudades...
- ¿tendremos en cuenta la geometría, el tipo de plataforma, la sección de los espacios donde instalaremos ese tipo de elementos "preventivos", o seguiremos una visión reduccionista de la solución, que se fundamenta en un cierto impacto social y una mejora aparente de nuestra seguridad, es decir, de nuestra percepción ante la amenaza, sean o no sean eficaces?
- ¿decidiremos colectivamente pasear únicamente por esos espacios blindados, en los que nos sentiremos más seguros, o al cabo de unos días volveremos a utilizar el espacio público, sea cual sea y esté donde esté, con total normalidad y amnesia colectiva?

A mi entender, las Ramblas no son un espacio público donde la instalación de "bolardos" garantice esa seguridad de la que nos hablan. Es un gran eje urbano, con calzada central peatonal (la "Rambla" propiamente dicha), dos calzadas (una hacia mar y otra hacia montaña) con sus dos anacrónicas y obsoletas aceras anejas. Las Ramblas son una calle conectora de los diferentes barrios de Ciutat Vella de Barcelona, por tanto es además una calle de servicio y acceso/salida de estos, que recordemos, en muchos puntos presenta cotas y rasantes con desniveles importantes, que tienen su origen en la topografía y geografía física de la antigua "rambla", que desagua (desde hace más de un siglo de manera canalizada) la ciudad de montaña a mar. No olvidemos que la instalación de "bolardos" en esos "puntos estratégicos" sería ridícula, teniendo en cuenta la permeabilidad de Las Ramblas, desde cualquier punto de su trazado urbano. Y por último, y a modo de reflexión, Las Ramblas no son precisamente un eapcio urbano diáfano, ya que se encuentra plagado de mobiliario, quioscos, tiendas, soportes de alumbrado, e incluso estatuas humanas...

En definitiva, cuánto la política y los gestores de las ciudades hayan llegado a una conclusión clara al respecto, los terrotistas ya habrán cambiado de modus operandi, y posiblemente nos encontremos con ciudades plagadas de "bolardos", más cerradas, bloqueadas, y sitiadas en sí mismas. Pensemos bien las soluciones antes de implantarlas, convencido que éstas entran en otras líneas más complejas, como la educación, la cultura, la convivencia e integración real, porque me temo que sino entraremos de nuevo en una época de blindaje de los espacios públicos, que serán más segregados, compartimentados y exclusivos, precisamente todo aquello que han corregido los ayuntamientos democráticos en los últimos 40 años...





¡Feliz 2017!

Escrito por albertorv76 05-01-2017 en reflexión. Comentarios (0)

Os deseo un Feliz 2017, esperando que sea un año cargado de proyectos, de retos, de ilusiones y de objetivos, tanto en lo personal como en lo profesional.

Por mi parte, me he propuesto recuperar el sano ejercicio de opinar y dejar escrito todo aquello que me remueva por dentro, intentando hacerlo con altura de miras, libremente y con perspectiva, eso sí, la mía... salud!!!


Desde los tejados...

Escrito por albertorv76 04-09-2015 en reflexión. Comentarios (0)

Una de las primeras cosas que hago cuando llego a una ciudad, a un pueblo, es intentar subir a algún edificio, mirador, o cualquier elevación natural sobre la cota del suelo que piso, con el objetivo de ver las azoteas, los tejados, los terrados, las cubiertas de los edificios y casas, lo que algunos arquitectos han denominado la cuarta fachada.

En breve, expondré una pequeña recopilación de fotos que he ido haciendo de azoteas y tejados en los últimos meses. La miniexpo se llamará “Azoteas geográficas” y se podrá ver en La Tasca Celler 1830 de Viladecans. Por ello os presento una serie de reflexiones acerca del objeto principal de la expo.

Me interesan las azoteas, tejados, terrados y cubiertas. Me interesan porque nos muestran una parte habitualmente escondida de la manera de vivir de las gentes que habitan esa ciudad o ese pueblo, o por la manera mediante la cual el hombre ha adaptado sus construcciones a las condiciones físicas y ambientales para superar el determinismo geográfico instalado en cada región.

Además creo, y lo creo con rotundidad, que las azoteas son bonitas y estéticas desde el punto de vista paisajístico, y son un conjunto armónico (aunque a veces algo desentone…) que nos ofrece otra perspectiva de la ciudad.

Reivindico el valor geográfico de la azotea, del tejado, del terrado, de la cubierta, como un espacio pleno, no sólo como la tapadera de nuestras casas. Un espacio con potencial ambiental, paisajístico y funcional, y también y por qué no, social. Utilicemos las azoteas con fines culturales, lúdicos, recreativos, con ganas de hacer cosas teniendo como escenario, como fondo, la propia ciudad  en su conjunto.

Miramos siempre de arriba para abajo y de abajo para arriba. Es una práctica habitual, probablemente por ese punto de chafardería que tiene nuestra condición humana. Desde las azoteas vemos lo que pasa ahí abajo y nos encanta. Acabo con una pregunta y una respuesta. ¿No os parecen interesantes las azoteas miradas desde otro punto más alto, algo así como mirar al que siempre tiene la opción de mirar o mirar aquello que es dificil ver desde cotas inferiores? A mí sí. Creedme, están llenas de sorpresas…

Con el punto de mira geoestratégico en Grecia...

Escrito por albertorv76 06-07-2015 en politica. Comentarios (0)

foto-general-grecia.jpg

Tsipras arriesgó y la jugada, desde el punto de vista táctico no le ha salido mal. Su liderazgo se reafirma. Tampoco es que haya ganado. El resultado del referendum, y el hecho del mismo, no deja de ser el fracaso colectivo de una negociación política rota. En Grecia se ha ensayado el modelo ideológico neoliberal más agresivo con las personas, con los pueblos, y en ello ha habido poco de política económica y mucho de ideología económica. Pero con un 62% de la población griega a favor del NO, del "oxi" en el idioma heleno, es evidente que el llamado #greferendum, origina una nueva situación política en la vieja Europa, con una oposición frontal a las políticas neoliberales del Eurogrupo y la Troika, avaladas por el FMI.

Cierto es que Grecia requiere ajustes y reformas. No es cierto que no haya hecho deberes en los últimos años. La presión fiscal hoy en Grecia está casi 5 puntos por encima de la española, y ha luchado especialmente contra el fraude fiscal. Y todo ello ante una sociedad empobrecida, hiperendeudada y poco diversificada en su economía, pero sometida a una especie de "chantaje económico" sin precedentes, por el cual se intenta justificar una supervivencia extrema, basada en el pago de un préstamo con unas condiciones exageradas, que hacen que el deudor (Grecia) no pueda asumir la devolución de la deuda en las condiciones acordadas con el creditor (resto de países de la UE a través de bancos, fondos de inversión). El sistema es complejo, es un entramado, una maraña interesada para sacar provecho de la mala gestión histórica de un país, tantas y tantas veces expoliado...

Reitero, que desde mi punto de vista, creo que el #greferendum no tiene vencedores ni vencidos, no es el éxito de Tsipras sobre la Troika, ni obliga o incita a Grecia a salir del euro o de la misma UE. Esto no es viable. Grecia se encuentra en un espacio geoestratégico claro, a puertas del desestabilizado oriente próximo, en una encrucijada de culturas, de entrada de energía y suministros básicos a la vieja Europa, de control de inmigración y refugiados de todo tipo, en especial del pueblo sirio, y en su territorio, alberga cuatro bases de la OTAN...

Por ello, y esperando ver los movimientos próximos, los matices y las soluciones políédricas a este "conflicto", en clave interna y en clave externa, lo que sí que ha hecho Tsipras, es jugar con maestría la carta, su baza del papel geoestratégico. Los del sur, por ahí tienen las de ganar siempre. La periferia gana al centro en cuestiones de geopolítica. En el fondo, toda esta historia, nada nueva, vuelve a poner de manifiesto que para que exista un centro de poder ha de existir una periferia de contrapoder, al igual que para que haya derecha debe existir una izquierda, que en este caso, y ya son demasiados, ha desaparecido del mapa. Me refiero a la socialdemocracia europea. La he echado de menos, y sigo creyendo que es imprescindible su existencia para una Europa de las personas, solidaria, equilibrada y justa. Hoy no es así, y de seguir así, el riesgo es de desintegración paulatina del proyecto de la unión, y tal vez, de la socialdemocracia que tanto luchó por ella... veremos.

En Viladecans, yo votaré Socialista...

Escrito por albertorv76 15-05-2015 en viladecans. Comentarios (0)